Sanar es una palabra preciosa, que del latín sānō, sānāre, derivado de sānus, sāna, sānum (“sano”).

Es decir, sanar es volver a estar sano, volver a tener salud.

Cuando hablamos de enfermedades crónicas y autoinmunes como la fibromialgia, la artritis, lupus, etc… que para la medicina oficial no tiene respuesta ni solución la palabra sanar tiene muchos detractores.

Si bien el problema viene del mismo concepto y significado. Nadie puede sanar a alguien externo a él, es decir, sólo se puede sanar uno mismo.

Entonces, ¿qué es sanarse?

Sanarse básicamente es eliminar los síntomas que una enfermedad evidencia en tu cuerpo y/o tu mente y que no se vuelvan a repetir.

Por ejemplo, cuando estás resfriado y como síntomas tienes congestión nasal, dolor de cabeza, y décimas de fiebre, se puede decir que estás curada, o sanada cuando esas evidencias de la enfermedad han remitido. Por lo tanto, te has sanado.

Pues lo que vale para un resfriado vale para cualquier enfermedad. Si se remiten los síntomas se elimina la enfermedad.

Eso no quiere decir que se haya sanado “para siempre”. Y es el peligro de sólo quedarse en la superficie, en la eliminación de esos síntomas.

Si no se ataja de raíz el Porqué de esa enfermedad, el Porqué de esos dolores, inflamaciones, fatiga y demás, puede que en otro periodo pueda volver a aparecer.

Por eso en mi sistema SelfQi trabajo con las personas para erradicar de raíz el problema, pues si haces lo mismo tendrás los mismos resultados y esos síntomas podrán reaparecer.

En el siguiente video de mi canal de Youtube, te explico mucho más.

Espero que te guste, y si es así, suscríbete. Muchas gracias.